Argentina basó su reclamo en la violación de la Ley Internacional del Mar en la que incurrieron las autoridades de Ghana y defendió la inmunidad de la fragata.

La presentación argentina fue en la sede del Tribunal, en Hamburgo, con las exposiciones de la embajadora Susana Ruiz Cerutti, consejera legal de la Cancillería,  el abogado Marcelo Kohen, y el diplomático Horacio Basabe, del área jurídico-internacional del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Durante uno de los recesos de las audiencias, el juez alemán  Rüdiger Wolfrum, miembro del tribunal, le confirmó a una agencia de noticias extranjera que la decisión final del Tribunal se conocerá el 15 de diciembre, ya que por tratarse de una medida de urgencia, se requiere una decisión rápida. “No hay casos fáciles, este tampoco lo es. Y ambas partes vienen asesoradas con abogados de primera línea”, dijo a la prensa el juez alemán.

En esta primera jornada de audiencias, Argentina alegó que la actitud de las autoridades del país africano ponen al buque en una “situación de crisis” tras dos meses de retención en el puerto de Tema, sin posibilidad de reabastecimiento, según explicó Ruiz Cerutti.

Horas después del alegato argentino, durante la tarde, se escuchó la presentación de Ghana, que basó su posición en desconocer la competencia del tribunal y considerar que “la inmunidad de los buques se refiere únicamente al mar territorial y no a “aguas interiores”, sin que exista “urgencia” para liberar la fragata.

Argentina recurrió el 14 de noviembre al Tribunal Internacional por la Ley del Mar, en reclamo de medidas provisionales que ayuden a solucionar el litigio con Ghana, que no fue posible lograr por vía directa y pacífica. El pedido fue aceptado por el Tribunal, que dispuso el inicio de un procedimiento en base a la Convención de la Ley del Mar de Naciones Unidas.

Fuente: Télam